El día que me traicionaron

Cuando tenía 13-15 años me ganaba la vida haciendo algunas changas en el campo y también “entrenaba” y domaba caballos, primero criollos y luego de carrera.

Una persona que supuestamente era amigo mío, me solía llevar un par de veces por semana y fines de semana a su campo para que le amansara un potrillo que había comprado. Todo iba relativamente normal, el caballo no era de los más mansos pero se podía andar.

Detrás de las carreras de caballos hay muchas cosas turbias que necesitaría varias horas para detallar, una de las tantas es “ir para atrás”. “Ir para atrás” consiste en hacer que tu propio caballo pierda 1, 2 o más carreras seguidas para que a este lo bajen de categoría, es decir, los caballos al igual que los autos tienen varias categorías, el tiempo que tarda un caballo en recorrer x distancia define su categoría, en pocas palabras, una ferrari no debería correr contra un 147 nunca.

caballo el dia que me traicionaron

Volviendo al tema del caballo en cuestión, el verano iba pasando y el caballo estaba a poco más de media doma y era hora de “medirlo” (medir el tiempo que tarda en recorrer x metros, esto le da un parámetro “real” al dueño del caballo para saber si su caballo sirve para correr o si no corre nada).

Trajeron un jockey profesional un sábado para medirlo, y como la medida de cada caballo es lo más secreto y lo que más se intenta ocultar (algo comparable a lo que sería la contraseña de LastPass para los geeks) y yo estaba en el campo, cuando estaban por salir para la cancha de carrera les dije que yo no iba, que a mi no me importaba saber eso, que yo solo estaba para amansarlo, a lo que por poco me obligaron a que vaya aluciendo cosas como “Pero si vos lo estás domando”, “Vos sos como de la familia”, bla bla. Entonces fui con ellos, medimos los metros, a los 300mts y 500mts se pararon los 2 propietarios y yo me quedé en la gatera para soltarlo, hasta ese momento todo me parecía bastante normal y real. Cuando estuvo todo listo lo solté, el caballo corrió y lo midieron, cuando nos reunimos con el dueño nuevamente se hacía el caliente diciendo cosas como “No corre nada”, “Lo voy a soltar” (dejar de cuidarlo para correr), etc. Como soy bastante reservado para las cosas donde no me llaman solo me dedicaba a escuchar y observar la actuación de toda esta gente que me quería convencer que el caballo que yo mismo estaba domando “no corría nada” y ahí fue cuando me dí cuenta de lo que habían hecho.

gateras

Estos personajes, que supuestamente me tomaban como un miembro más de su familia, habían montado una escena digna de película para hacerme creer que el caballo no servía, con el objetivo de que yo cuando volviera al pueblo se lo comente a los otros que también tenían caballos, en pocas palabras, para hacer “correr la bola”, una bola falsa.

Seguí un tiempo más andándole el caballo hasta que estuvo domado y estuvo listo para correr.

Nunca nadie se enteró que yo me había dado cuenta del montaje, y mucho peor, no les sirvió de nada puesto a que no le conté absolutamente a nadie que supuestamente “no corría nada”. Tampoco le conté a nadie hasta hoy que ese caballo era el más ligero que alguna vez anduve, lo rápido que corría ese caballo era increíble, me acuerdo y se me pone la piel de gallina, lo único comparable a lo que sentía arriba de ese bicho es ir parado en la caja de una camioneta mientras viaja en la ruta, otra cosa no se me ocurre para que se den una idea.

carrera

¿Qué fue de la vida del caballo?
Si mal no recuerdo ganó unas 3 o 4 carreras “en la calle” (Las carreras del interior, las que no son oficiales) y ganó 3 o 4 “Adentro” (San Isidro, Palermo, La Plata.) antes que se le rompiera la rodilla y lo tuvieran que operar, luego de eso nunca volvió a ser el mismo.

¿Por qué escribo esto?
Anoche, mientras daba vueltas sin poder dormir, me acordaba de la primer -y tal vez única- vez que me sentí traicionado y quería dejarla por escrito.

About the Author

Gaston

Soy un Blogger argentino apasionado en la búsqueda constante de nuevos proyectos. Actualmente desarrollando nuevas estrategias de posicionamiento web.

Be the first to comment on "El día que me traicionaron"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*